Museo dell'Ara Pacis

menú facilitado

salto a:
contenido. búsqueda, sección. idiomas, menú. utilidad, menú. principal, menú. camino, menú. pie, menú.

Página Inicial > Restauros

Intervenciones para la manutención del Ara

Las primeras intervenciones de restauración del Ara Pacis y su presentación en el pabellón de Lungotevere se realizaron a principios de 1950, cuando el Ayuntamiento decidió eliminar el muro antiproyectiles, reparar el arquitrabe del altar perjudicado por las protecciones antiaéreas y sustituir las vidrieras que habían sido desmontadas durante la guerra por un muro de 4,5 m que avanzaba entre las columnas.
La verdadera restauración del pabellón se produjo en 1970 cuando se colocó el nuevo acristalamiento.
A lo largo de los años 80, se procedió a la primera restauración sistemática del altar, que obligó a desmontar y sustituir algunos pernos de hierro que sujetaban las partes más prominentes del relieve, a restaurar las partes de argamasa, a consolidar las restauraciones históricas, a retocar el color de las partes no originales y a eliminar el polvo y los residuos depositados a lo largo de los años. En esta misma fase de intervención, se quitó la cabeza atribuida a Honos y que estaba erróneamente colocada en el panel de Eneas.
Aunque el aislamiento de los nuevos cristales no fuera perfecto, se esperaba que la restauración de los 80 permitiera una buena conservación del monumento a largo plazo. Pero, ya a mediados de los 90 se hicieron patentes los problemas derivados de los cambios de temperatura y de humedad: de hecho la argamasa volvió a abrirse formando una retícula de microfracturas; la humedad provocó que los pernos de hierro que no pudieron cambiarse se oxidaran y se dilataran provocando fracturas en el interior del mármol. El análisis de las piezas mayores dio resultados preocupantes como indicios de separación de la pared de apoyo. Además una capa de polvo graso y ácido se había ido depositando con rapidez sobre toda la superficie del altar como consecuencia del aumento de la contaminación de los coches y las calefacciones. Ante las precarias condiciones del monumento y ante la imposibilidad de adaptar el recubrimiento exterior existente, en 1995 el Ayuntamiento de Roma decidió cambiar la estructura protectora exterior.

de nuevo a menú facilitado.